Viernes 03 de Julio de 2015

Hoy hace un mes  que le mandé una carta a una amiga mía. ES una amiga que hace unos meses tuvo un niño, estuvimos hablando y le pregunté que qué quería que le enviara ya que me hacia ilusión hacerle un regalo por su reciente maternidad. Me dijo que le haría mucha ilusión que le escribiera una carta y que también le mandara algunas fotos, que le encantaría ver como está el niño. Así que dicho y hecho, le escribí una carta la mar de bonita, una postal, unas fotos y le envié algo de dinero (aunque eso no se lo dije claro). Pensé que era mejor mandar dinero, así podría comprarle lo que ella quisiera al niño (o para ella, que las mamas también merecen algún capricho). Le escribí por whatsapp comentándole que ya había enviado la carta y que me avisara cuando la recibiera, pues era la primera vez que le mandaba algo por correo postal y quería estar segura que no se extraviara.

Pasaron los días y no me dijo nada, así que le escribí y me contestó que todavía no la había recibido pero que volvería a mirar (parece que no revisa mucho el correo). Pues nada, hace un par de días la vi conectada al Facebook, la he saludado un par de veces (sin comentar nada acerca del tema) y no me ha contestado. Me fastidia bastante porque he visto que está conectada a menudo pero no dice nada… En fin, me siento mal, parece que la esté espiando y eso no me gusta, pero por otro lado me ofende un poco que no me haya dado las gracias o no me haya dicho nada al respecto, aunque sea solo “no la he recibido”.

He pensado en que quizás se haya extraviado o que la dirección estuviera mal (aunque supongo que me la habrían devuelto), sin embargo no sé, me hubiera gustado un poco más de “entusiasmo” por su parte hacia algo que he hecho para ella con mucho cariño.

La reflexión es la siguiente: Hacemos un regalo por amor, por que queremos a esa persona y deseamos hacerla feliz, entonces ¿por qué esperamos una respuesta? En nuestra educación básica nos enseñan a estar agradecidos por aquello que tenemos y a dar las gracias a quien tiene un gesto bonito con nosotros y me enoja que no me haya dicho nada, ni por mensaje, mail, chat lo que sea, pero ¿tengo razón en realidad? A todos nos gusta saber que algo que hemos hecho para un ser querido es recibido con alegría, pero desde el momento en que esperamos una recompensa (en este caso que nos den las gracias) parece que deja de ser algo realmente altruista, es como donar dinero a una ONG y esperar que te den algo a cambio. No sé que pensar, creo que mi reflexión en teoría es correcta, pero en la practica, como soy humana y lamentablemente no soy perfecta, creo que voy a seguir cabreada, no mucho rato, eso sí, no merece la pena que algo así me amargue el viernes. Además al fin y al cabo  ese es su regalo y tiene total libertad para hacer con el lo que quiera, como si quiere tirarlo a la basura. Así que la moraleja que saco hoy es: no esperes que los demás respondan como tu lo harías, por que ellos no son tú. Mejor no esperar nada y llevarse una alegría ¿no?

¡¡Feliz viernes a todos!!

Anuncios

14 comentarios en “Viernes 03 de Julio de 2015

  1. es cierto que no se debería esperar un “gracias” por aquello que entregamos sin compromiso alguno, pero en el caso de tu amiga he de decir, que ella si que te pidió que le enviaras una carta, que ella sí debió de al menos contestarte por carta o por smsm y whatsapp,… La conclusion que haces es la más acertada pero no quiere decir que te deje de doler la indiferencia que has sentido ante este suceso.
    Un besazoo

  2. Hace unos meses me pasó exactamente lo mismo. En mi caso envié varios amigurumis a mano(escogidos los modelos por la destinataria) y puesto que donde lo envié no lo tienen accesible con correo certificado, temía que se hubiera perdido. Al final le pregunté y me comentó que había llegado hace semanas con lo que me pasó como a tí, ya que me lo había currado bastante y ni siquiera me avisó de que no se había extraviado.
    A día de hoy la relación con esa chica se ha cortado por su parte que es algo que tampoco entiendo.

    • Probablemente pase lo mismo. A veces un sólo detalle o gesto te hace darte cuanta que no estáis en el mismo rollo (no es la palabra correcta pero no se como expresarlo). En fin, el tiempo nos pone a cada uno en nuestro lugar, en el sentido en que quizás por x o por y el camino se bifurca, sin más. Simplemente en algún momento tiene que pasar, pero no siempre mola.

  3. Se dice que hay que dar sin esperar nada a cambio….sin embargo es tan dificil:… no conozco a nadie que pueda hacer eso sin sentir al menos un poquito de necesidad de sentirse retribuido.
    En tu lugar me sentiria igual.
    Saludos

  4. Creo que tienes razón, claro…la cosa es saber no esperar nada. Ya tenemos aprendido de fábrica el ser agradecido o mantener cierta compostura/reacción ante ciertas cosas.
    Hay gente para todo, claro está.
    Pues lo que has dicho tú, no dejes que eso te amargue un viernes.
    Un abrazo fuerte.

  5. Tu moraleja es totalmente acertada…el problema es que es muy difícil conseguirlo.
    Somos humanos y enfadarnos es algo que no podemos evitar.
    ¿Tú te sentiste bien haciéndole el regalo? Pues ya está. El agradecimiento es secundario; la gente a veces es muy poco considerada.
    Saludos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s