Gracias agenda, tu salvaste mi vida.

felicidad

Han pasado ya varios días desde la última entrada, la palabra que mejor define esta ausencia es AGOTAMIENTO.

Pero desde hace unos días lo estoy haciendo bastante bien, intento estresarme lo menos posible dejando un poquito de tiempo para mí (mayoritariamente lo paso leyendo).

La verdad es que la parte positiva de ir cansado es que es señal de que haces cosas, y hacer cosas es señal de que estás vivo. Sí, sé que suena un poco absurdo o melodramático pero siempre me ha gustado la sensación de no parar. Soy una persona que necesita el estrés, sin él me siento poco productiva como si no estuviera aprovechando el día.
La diferencia entre ahora y hace un mes es que he aprendido donde está el límite, y este límite es muy muy estrechito, si te pasas un poquito ya estás en el lado oscuro. Y es que está muy bien ser productivo y aprovechar al máximo el día, pero siempre y cuando eso no nos repercuta en nuestra salud física y/o mental. Para las personas como yo, adictas al movimiento, llegar a este punto es algo fascinante.

Una de las cosas que más me ha ayudado a sido (redoble de tambores…) ¡comprarme una agenda!. Sencillo ¿verdad? Pues esa a sido una magnifica idea, y no por el hecho que se me olviden las cosas pues tengo muy buena memoria, si no porque me ayuda a visualizar que mañana no se acaba el mundo. Es muy fácil, mi mente piensa en algo y automáticamente tiene la necesidad de hacerlo, pongamos un ejemplo: Lavadora, en el momento en que esta palabra pasa por mi cabeza la reacción de mi mente es – Mierda! tengo que poner la lavadora, sobretodo que no se me olvide. Ya sé, cuando llegue a casa la pongo, y mientras se hace yo bla bla bla, y luego bla bla bla… y entonces cuando llegue de recoger al niño la cuelgo.-

Así es como funciona mi cerebro, y eso que es solo una lavadora. Bien, ahí entra el turno de la agenda. Cosa que se me ocurre cosa que apunto (casi todo en el mismo día) hasta que ¡coño, si hay mas páginas! Et voilà…Ahí es cuando dices “frena el carro” ¿es esencial que ponga la lavadora hoy? ¡Pues resulta que no! según la agenda mañana también podría hacerlo…

Y así de fácil, mi agenda se ha convertido en mi mejor amiga, gracias a ella todo lo que y mi cabeza procesa se refleja en un papelito, cuando el papelito esta suficientemente lleno solo tengo que jugar un poco al Tetris para ver donde encajo alguna tarea no imprescindible que me permita tener aunque sea media hora libre. Y funciona. Y soy feliz. Tener agenda mola.

2271554

PD: Verónica, si lees esto que sepas que he empezado con el yoga, pero de eso ya hablaré en el siguiente post… 😉

Anuncios

10 comentarios en “Gracias agenda, tu salvaste mi vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s