My lips hurt when I smile

1195502912_f

Nos llaman bordes, secas e incluso antipáticas. Es cierto, no vamos regalando besitos ni abrazos, no nos llamamos “cuqui” ni jugamos a cepillarnos el pelo, aunque francamente a estas alturas me importa bien poco lo que digan de mí.

Yo no necesito una amiga que me diga continuamente lo mucho que me quiere y que me acompañe al baño cogida de la mano en plan best friends forever. Necesito una amiga como tú, alguien que no solo me apoya en los malos momentos sino que me ayuda a relativizarlos, que me hace tocar con los pies en el suelo o me da una colleja cuando la merezco. Una amiga que me protege y me avisa cuando ve que algo me va a perjudicar. Alguien que me quiere tal como soy (que ya es mucho…).

Si tuviera que describir con una palabra lo que significa tenerte como amiga y tenerte en mi vida, creo que elegiría “liberación”. Contigo no tengo que fingir ni que esconderme detrás de una máscara.  Porque contigo las cosas sencillamente son más fáciles. Me gusta  saber sin siquiera mirarte lo que pasa por tu cabeza en ciertos momento. Me gusta que confíes en mi, me hace sentir querida y valorada. A pesar de ser como soy, con mi carácter un tanto antisocial, mi temperamento irascible e impulsivo y de mi mala leche e encontrado a alguien bastante parecido a mí y eso reconforta. Aún así, envidio tu paciencia y tu templaza, envidio tu coraje para afrontar contratiempos, tu seguridad en ti misma (de la que he aprendido mucho y sigo haciéndolo) y sobretodo tu capacidad para (mayoritariamente) desconectar de aquello que te hace daño.

Me gustaría decirte que eres un ejemplo para alguien como yo, como nosotras. Que gracias a ti he superado ese complejo de soy-una-borde-y-la-gente-me-odia. La gente con nuestro temperamento no somos malas personas, solo somos más difíciles de tratar, pero un punto a nuestro favor es que no engañamos, somos sinceras aunque en algunos momentos no quisiéramos. Somos transparentes.

Yo te entiendo y tu me entiendes, con eso me basta.

Beckenbauer Power

Anuncios

4 comentarios en “My lips hurt when I smile

  1. En mi caso salió de años de dolor, sufrimiento y aislamiento. Un comentario de una amiga algo traumático me hizo recapacitar, entré en tanto dolor, que volví a mi “personalidad” normal. Te das cuenta que puede que la maldad y los prejuicios pesen, pero nadie te dará una caricia o un buen gesto si tú no lo has dado primero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s