PARA TI, SUSAN

prevencioncancermama

Probablemente ningún hijo es realmente consciente del trabajo que desempeña una madre, pero desde el momento en que nacemos ella lo dará todo por nosotros. Por eso me he decidido a contar esta historia, porque una madre luchará hasta que no le queden más fuerzas y merece un reconocimiento que por mucho que lo intentemos siempre se quedará corto.

Mi suegra no ha tenido una vida fácil. Quizás eso es lo que le ha hecho tan fuerte a pesar de su delicada salud. Original de Chicago, vino a España a pasar una temporada, se enamoró y fruto de ese amor pasional quedo embaraza de su primer hijo, mi marido. Imaginad la situación, a pesar de que por suerte la familia de mi marido la recibió con ilusión y con los brazos abiertos, poneros en su situación, estar en un país ajeno, lejos de tu hogar y sin hablar prácticamente el idioma. Unos años más tarde le diagnosticaron Artritis Reumatoide, fue un golpe duro y su vida cambió mucho. De ser una persona enérgica y activa pasó a sentir dolores continuos que a veces incluso no le permitían moverse de la cama. Teniendo un hijo pequeño que adoras y del que quieres disfrutar plenamente, una limitación así te entristece. Por desgracia mas tarde la fibromialgia llegó a su vida, achacando más los dolores de los que ya sufría y no por eso perdió sus ganas de seguir adelante.

Ha criado durante años dos hijos maravillosos, inculcándoles unos valores impresionantes, dando libertad para que aprendan por sí solos, fuerza cuando la han necesitados y un cariño incalculable. Transmitiendo amor, apoyo, confianza, y enseñándoles a luchar. No pueden haber tenido mejor ejemplo, ya que a pesar de sus problemas de salud ha vivido muchas otras situaciones de las que no todo el mundo hubiera sabido manejar y seguir adelante.

Hace aproximadamente cinco años un duro mazazo hizo tambalear sus fuerzas y las de la familia. Cáncer de mama.

Al recibir la noticia de que le habían detectado un tumor en el pecho, su actitud fue positiva. Le dijo a mi marido “Estoy segura que no será nada, ya sería muy mala suerte”. Por desgracia ese sí fue algo, el tumor no era benigno.

Debo decir que cuando le realizaron la mamografía a pesar que ella pidió por favor que tuvieran en cuenta que debido a su fibromialgia sentía más el dolor, hicieron caso omiso al comentario. Mi suegra lloró de dolor y de impotencia y además acabó con un pecho morado. Fueron momentos difíciles y entristece la poca consideración que algunos profesionales tienen con sus pacientes, ya que a pesar que todos somos iguales por fuera somos únicos por dentro y cada persona, según mi humilde opinión debe ser tratada como un ser único, no como una réplica anatómica.

Ahora, aunque soy madre, no puedo describir el pesar que debía sentir esa mujer y creo que nunca podré sentirlo hasta que una situación así me llegue. El no saber qué es lo que te deparará un futuro más o menos cercano. Pensar en tu marido, tus hijos y  la incertidumbre de que pasará con tu cuerpo o tu persona. Preguntarte si tendrás suficientes fuerzas para superar eso mientras intentas ser fuerte por tu familia. Preguntarte si tu caso te impedirá seguir viendo crecer a tus hijos. Pero se mostró serena y optimista, y por supuesto que todos sufrimos con la noticia pero sin su actitud apacible la familia se hubiera venido abajo. Creo que lo más duro debe ser el hecho de no saber.

Afortunadamente le dijeron que lo habían detectado en un estadio temprano y que el cáncer no había llegado a los ganglios, una muy buena señal.

Una vez realizada la intervención tuvo que hacer seis semanas seguidas de radioterapia, cinco días a la semana. Después de esto llegó la braquiterapia lo que significa una radioterapia interna. Le colocaron unos tubos flexibles de plástico dentro del pecho afectado para hacer llegar la radiación justo en los márgenes del tumor extirpado, pero tras despertar de la anestesia tenía siete agujas de hierro de trece centímetros cada una atravesándole el pecho. Nadie le había explicado esto, así que no solo sintió un dolor físico insoportable, si no que además se sintió engañada.

A parte de es calvario, le recetaron una medicación bastante fuerte. Estuvo leyendo en Internet acerca de los efectos de la medicación  y finalmente decidió no tomarla. Lo primero que pensamos todos fue “En qué demonios está pensando”, pero obviamente la decisión era sólo suya. Creo que a día de hoy entiendo un poco mejor su decisión. Había pasado por unos momentos muy difíciles que también afectaban a su entorno y quizás, conociendo los efectos adversos de este tratamiento y   el modo en que podían alterarla, no estaba dispuesta a dejar que esto siguiera pasando factura a su familia. Supongo que ya había sufrido bastante y sólo quería seguir siendo la persona que es y volver a recuperar la felicidad de sus hijos y marido.

Hoy Susan está bien, dada de alta y con una probabilidad muy baja de que haya recidivas. Menos suerte tienen otras madres, hijas, amigas,  mujeres del mundo. Así que doy gracias por que por una vez el destino decidiera dar un giro positivo a la vida de esta mujer.

Mi abuela sin embargo no tuvo tanta suerte. Perdió a su hijo hace un año y no se ha recuperado del golpe. Lo más irónico es que murió por un rechazo al trasplante de riñón que en teoría le salvaría la vida.Para mi abuela el sobrevivir a su hijo está siendo el cáncer que la lleva poco a poco hacia su propia tumba.

Susan, eres una mujer fuerte y sé que aunque hayas superado este drama de angustia y dolor esto nos ha marcado a todos y por supuesto en especial a ti. Estas palabras están escritas para todas las mujeres que han pasado por esta situación y para todas sus familias que se han visto afectadas. Estas palabras Susan, son para ti.

Anuncios

4 comentarios en “PARA TI, SUSAN

  1. Anne… gracias por compartir algo sobre la vida de tus seres queridos… me uno en oración para que tu suegra esté bien, que siga bien y que disfrute de su vida y de los suyos.. una oración también para todos quienes sufren de alguna enfermedad. Un abrazo!! qué lindo escribes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s